Producción UMH Grupo 2

Blog de la asignatura Producción Periodística de la Universidad Miguel Hernández

Cuando el éxito acaba en “fracaso” (Stephen Glass) 21 diciembre, 2010

Filed under: Araceli García,Voluntarias — Grupo 2 @ 19:04

PR07221210/Araceli Garcia

Estudiante de Periodismo de la UMHUn joven periodista norteamericano llamado Stephen Glass, dejó  huella en el mundo del periodismo, pero esta vez por algo negativo, ya que tras de sí dejo un importante número de artículos inventados.

Nació en un barrio de Chicago en 1972, fue un brillante estudiante y alcanzó el éxito haya donde estuvo: Estudió en la Universidad de Pensilvania, donde desempeñó el cargo de director ejecutivo del periódico de la Universidad, The Daily Pennsylvanian. Más tarde en 1995 fue contratado por uno de los diarios más importantes de EEUU, The New Republic (TNR), allí trabajo como ayudante de redacción pero pronto comenzó a destacar por sus artículos. No obstante, la ambición y la fiebre del éxito le hicieron utilizar el recurso que está determinantemente prohibido en el periodismo: la mentira. Con tan solo 23 años y una larga carrera periodística por delante Glass lo echó todo por tierra y acabo de la peor manera. Algunos de sus artículos ya le comenzaron a dar problemas en la universidad donde protagonizó un suceso en el que un grupo de estudiantes robaron el periódico que se iba a publicar por lo que el joven periodista escribió en él, posiblemente falso. Posteriormente, ya en TNR, el director jefe comenzó a recibir quejas de artículos escritos por Stephen Glass, en los que se relataban cosas que no habían sucedido. Joe Galli, del Comité Nacional Republicano y Davide Keene de la Unión Conservadora Americana, advirtió al diario de las difamaciones publicadas en un artículo llamado “Spring Breakdown”, donde el periodista acusaba a los integrantes del Comité de ingerir alcohol hasta emborracharse y otros gestos poco éticos. Otra organización que defiende la lucha contra el abuso de las drogas también hizo llegar su reclamación al diario por lo que Glass había escrito sobre ellos en su artículo “Don’t you D.A.R.E.”. Su director pidió explicaciones y por supuesto pruebas de lo que había escrito: fuentes, fotos, declaraciones, etc. Pero, Glass no pudo justificar nada porque la información había salido toda de su imaginación. El pastel lo destapó el diario digital Forbes.com, el reportero Adam Penenberg quedó abrumado por un reportaje que escribió Glass sobre un joven hacker de 15 años que supuestamente  se infiltro en una web con un sistema de seguridad de un nivel muy alto; y luego la misma empresa lo contrató para que el joven hacker trabajara para ellos en su sistema de seguridad informática. Por la ignorancia que el mismo redactor del Forbes había mostrado hacia el tema se puso a investigar y descubrió que todo lo que ponía era mentira, no existía ningún niño hacker ni ninguna empresa. Entre Forbes y el  jefe redactor de Glass averiguaron que ese no era el único invento del joven periodista, sino que de los 41 reportajes que escribió en TNR al  menos 27 eran invenciones. Su despido fue automático, pero fue su propio fracaso fue su mayor castigo.

Existe una película que retrata a la perfección la historia de Stephen Glass: El precio de la verdad.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s